23 Julio 2012

 

En el día de hoy, familias del consejo comunitario de Caño Manso, territorio colectivo de Curvaradó, iniciaron la recuperación de tierras para la ampliación de la Zona Humanitaria en predios que les pertenecen y que fueron ocupados de mala fe por empresarios.

Días atrás las comunidades informaron al Gobierno Nacional, Naciones Unidas y diversas embajadas en Bogotá sobre su decisión en derecho, pacífica de recuperar parte de los territorios despojados por el coronel (r) Luis Felipe Molano, integrante de ACORE.

Otro de los beneficiarios de las operaciones de violencia paramilitar de la brigada 17 en 1996, es Hugo Fenel Bernal Molano, también ex miliar, sobrino del coronel ® Luis Felipe Molano. Bernal hizo parte del cartel de Medellín, de los paramilitares y se encuentra extraditado a los Estados Unidos donde es procesado en la Corte de Nueva York por los delitos de lavado de activos y tráfico de cocaína.

Semanas atrás desconociendo los Autos de la Corte Constitucional y las manifestaciones gubernamentales los ocupantes de mala fe ampliaron sus negocios de ganadería extensiva a la de búfalos.

Al llegar a una de la casas en las que se administra una de las Haciendas de Molano, ocupante de mala fe, luego del desplazamiento ocasionado por la brigada 17, observaron la presencia de dos mujeres y un hombre, trabajadores.

Los integrantes de los consejos comunitarios les solicitaron que se retiraran del lugar, conforme al Auto de la Corte Constitucional, que retomó la decisión del tribunal del Chocó en la que ordenó el desalojo de Molano.

Los ocupantes de mala fe afirmaron que esperaban que les enviaran un vehículo para sacar los objetos personales. Minutos después en una camioneta arribaron al lugar el administrador José Luis Homero, implicado en diversas agresiones a la comunidad y un hermano del coronel ® Luis Felipe Molano.

Homero amenazó a los integrantes del consejo comunitario: “si ustedes entran, nosotros respondemos”

Por su parte, se conoció que el oficial de la brigada 17, Vallejo, afirmó que en Caño Manso se estaba presentando una acción de secuestro. Entre tanto, la policía de Urabá que está presente en el lugar afirmó que la acción era ilegal y que en camino venía la fiscalía para la judicialización.

Hacia las tres de la tarde, tres ocupantes de mala fe salieron de la casa y distribuyeron refrescos a los militares y policía .

El Ministerio de Interior manifestó que solicitaron a la policía una inspección de la casa de los ocupantes de mala fe y la actuación de la fiscalía para hacer efectiva la orden de desalojo.

Hacia las cuatro de la tarde, el coronel Mejía de la Policía de Uraba, informó a pobladores que debían esperar, pues la comisión de fiscales no alcanzaría a llegar para efectuar el desalojo.

La ampliación de la Zona Humanitaria cuenta con la presencia, en calidad de observadores, de una delegación de Acción Permanente por la Paz, de 11 ciudadanos/as de los Estados Unidos, de Brigadas Internacionales de Paz y de miembros nacionales e internacionales de la Comisión de Justicia y Paz.

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Bogotá, D.C., 13 de julio de 2012

 

Autor: 
Justicia y Paz

Fuente: 

Region: