21 Noviembre 2011

Pacific Rubiales y Ecopetrol S.A. unen esfuerzo con la alcaldía, sectores económicos y políticos; para insistir en que la USO se vaya del municipio

La Marcha  del 17 de Noviembre en Puerto Gaitán Meta, será recordada no solo por su relleno con inocentes estudiantes; sino porque logro juntar a quienes detentan el poder y hacen con el mismo, lo que se les antoja; impidiendo que las grandes mayorías puedan disfrutar de la riqueza del petróleo , de sus regalías, de buenos salarios, del desarrollo industrial, comercial y empresarial y de la necesaria y urgente inversión social; para que sus ciudadanos no estén privados para siempre de los más elementales derechos fundamentales.

La Marcha aunque muchos no lo sabían incluidos los que marchaban; tenia verdaderos propósitos de fondo, tales como: “REFRENDAR LAS PASADAS y CUESTIONADAS ELECCIONES, EXIGIR DE INMEDIATO LA CREDENCIAL para EDGAR HUMBERTO SILVA; AHUYENTAR CON EL FERVOR POPULAR EL POSIBLE ARRESTO DEL ACTUAL MANDATARIO, TAPAR LOS DESFALCOS DE LAS REGALIAS, EMCUBRIR A PACIFIC RUBIALES; ASI COMO EL “RECHAZAR LOS ACTOS DE VIOLENCIA”.  La convocatoria  se erigió sobre el eslogan o consigna por LA PAZ y PROGRESO DE PUERTO GAITAN; ambos términos de profundo contenido humano, filosófico, político e histórico, y para ello todo estaba fríamente calculado, finamente organizado, las camisetas, los incentivos, las pancartas, los pasacalles, los recorridos, las mesas, la tarima, las cámaras, los oradores, la proclama y el acto sublime final, casi un orgasmo, todos gritar a una sola voz: NO MAS ABUSOS DE LA USO,  FUERA LA USO DE PUERTO GAITAN;   y  cerrado el acto quedaban todos autorizados para salir a cumplir el mandato del “PUEBLO”, todos a una como en fuente ovejuna a: apedrear, abuchear, corretear, capturar y porque no? Disparar.

Los analíticos estrategas solo cometieron un error, se olvidaron de los trabajadores de la industria del petróleo y de los desempleados que aspiran llegar a ella, pero con un salario digno y acorde a una industria de altísima riqueza; sector que encuentra en la Unión Sindical Obrera, su única voz de aliento y aliado incondicional, entre las cuales hemos refrendado el compromiso en la lucha y de no renunciar al justo PLIEGO DE PETICIONES; además de prometernos mutuamente que dure lo dure, cueste lo que cueste, esta lucha la ganamos.

La gran prensa que no se ha percatado del grave conflicto laboral y social, de sus causas y causantes y de sus irremediables consecuencias; esta vez sí concurrió a Puerto Gaitán, con los corresponsales del Tiempo en primera fila; El llano siete días periódico municipal; el extra Periódico departamental título “Puerto Gaitán se sacudió de la USO” y afirmo que todas las intervenciones pedían la salida de la USO; curiosamente los periódicos afirman falazmente lo que iba a suceder, lo que estaba en el protocolo; pero que la presencia de los trabajadores y sus dirigentes sindicales, con sus pasacalles y arengas; les genero vergüenza y debilidad argumentativa; por eso cerraron en tarima con los actos culturales y se llevaron los actos protocolarios para la Catedral a consumarlos a Puertas cerradas, rodeados por un fuerte dispositivo policial, intento en el que también  salieron mal librados por que la fuerza de los obreros irrumpió en el escenario, gritando: SI A LA PAZ, NO A LA CORRUPCION // SI AL TRABAJO NO A LA CORRUPCION.  Lo cual obligo a que permitieran el ingreso de dos  representantes de la USO y dos trabajadores; para encontrarnos que el escenario ya no contaba con la presencia de los representantes de Pacífic Rubiales; quienes salieron espavoridos con las novecientas hojas de vida bajo el brazo y dejando la promesa de que esta vez sí van a cumplir y que no pasara lo de la burla de la pasada FERIA LABORAL DE PUERTO GAITAN.

Pero mientras en Puerto Gaitán se recepcionaban hojas de vida, en Campo Rubiales se estaba produciendo una nueva  masacre laboral; con el   despido de los Trabajadores de Montajes JM y Consorcio Oriente (Schrader Camargo – Sadeven). Quienes aprovechando la ignorancia en conocimiento del derecho laboral, y abusivamente aplicaron terminación del contrato individual de trabajo y para evitar la indemnización por terminación de contrato sin justa causa; les obligaron firmar un documento aparte en el cual se invoca el Articulo 61 Numeral 1° literal b); lo cual equivale a decir terminación de contrato por mutuo acuerdo. Esta es la forma de proceder de los empresarios que se ufanan de rechazar las VÍAS DE HECHO.

Otro  conflicto que se inicia queda casado con el comunicado del  18 de Noviembre de 2011 dirigido por Asojuntas al Alcalde Oscar Bolaños; donde rechazan el desconocimiento del Comité Empresarial, cuestionan el procedimiento de recepción de hojas de vida, piden una reunión con Min protección Social y Pacífic Rubiales; y anuncian una protesta pacífica ante el desconocimiento del que han sido objeto.

Una pregunta final ¿Cómo se va resolver el problema de los que viven en Puerto Gaitán; que votaron en las pasadas elecciones, pero su cedula no es de Gaitán, ya que el RUMO que operaba con el Comité empresarial de Asojuntas quedo arrumado en el sótano de san Alejo? Pudieran darles un auxilio mensual de desempleo con las astronómicas cifras de las regalías, pero como la mezquindad  aquí compite con el desempleo y la desnutrición,  mejor esperemos a que reviente el PARO de los de Gaitán que no son Gaitanense.

Por otra parte en el proceso organizativo cada vez surgen nuevas ideas que tenemos que discutir, organizar y acordar; tales como la marcha bidireccional una saliendo desde Puerto Gaitán hacia Campo Rubiales y otra saliendo desde Puerto Gaitán hasta las oficinas de Pacífic Rubiales y la Plaza de Bolívar en Bogotá; así cumplimos seis (6) días de resistencia en el refugio del coliseo El Popular; a donde hoy han llegado los despedidos de Campo Rubiales a buscar su único apoyo.


 

Pacific Rubiales despide trabajadores por sindicalizarse

La petrolera canadiense Pacific  Rubiales en Puerto Gaitán, Meta, aun no cumple a cabalidad con las exigencias de los trabajadores  acordes a mejoras laborales y salariales. Las posibilidades de diálogos entre el gobierno, la petrolera y los trabajadores no se dan. Sin embargo directivas de la Pacific Rubiales despiden continuamente a los trabajadores de empresas contratistas que tengan relación con algún sindicato.

Escuchar entrevista con Camilo Acero, asesor jurídico de la USO (mp3)


En el día de ayer, PACIFIC RUBIALES con el auspicio de ECOPETROL S.A. organizaron una marcha con altos directivos de la multinacional canadiense en contra de la UNIÓN SINDICAL OBRERA por considerarla una organización terrorista y causante de actos vandálicos, fue una escuálida marcha televisada por helicóptero y por las empresas que han promovido adicionalmente la afiliación masiva a un sindicato de corte patronal, empresarial y amarillo como lo es la UNION DE TRABAJADORES DE LA ENERGIA Y LOS SERVICIOS PUBLICOS UTEN (Al respecto ver www.utencolombia.com) quien lideró la convocatoria.

Adicionalmente la administración de ECOPETROL S.A. no ha cumplido con el compromiso de retirar la demanda recientemente adelantada contra la UNIÓN SINDICAL OBRERA en el Tribunal manoseado por ellos como lo es el tribunal de Bucaramanga. Sin mencionar demandas promovidas contra el mismo sindicato por COMAI y PROPILCO, empresas cuyo 100% es propiedad de ECOPETROL S.A.

Decenas de procesos disciplinarios contra dirigentes sindicales, sanciones masivas de 10 días de salario en contra de trabajadores de la refinería de Cartagena y centenares de cartas de llamado de prevención y procesos disciplinarios contra trabajadores de la refinería de Barrancabermeja son hechos que concluyen una sola cosa: ECOPETROL, sus filiales y las multinacionales tienen el propósito de exterminar a la organización sindical y establecer un sindicalismo de corte patronal y pro-empresarial, que defiende los intereses de las multinacionales y descarta de tajo las vías de hecho como medidas eficaces para la defensa de los intereses de los trabajadores y las comunidades.

Adicionalmente a este panorama oscuro en contra de la USO, se han sumado cientos de incumplimientos por parte de ECOPETROL S.A. que nos llevarán a un inminente conflicto como el suscitado en inmediaciones del año de 2008, donde tan solo la hora de almuerzo (violada aun en Cartagena), terminó por la movilización por varios de días de miles de trabajadores de empresas contratistas que llevaron a la suscripción del acta de acuerdo del 3 de junio de 2008, que hoy está en demoras de ser revisadas porque hay cargos y niveles escalafonarios que perdieron vigencia y que ECOPETROL S.A. se niega a cumplir.
Establecer escenarios para la demagogia, el chantaje y la dilación ya no tiene sentido, los trabajadores debemos comprender y sin ser indiferentes a nuestros antepasados, que hoy no están en juego aumentos salariales, ni un beneficio prestacional, sino la existencia de una organización sindical sin la cual serían nulos los demás derechos.

Si con organización sindical permanente, con presencia constante y con capacidad de negociar ECOPETROL, LAS MLTINACIONALES, FILIALES Y EMPRESAS CONTRATISTAS en ocasiones se burlan de los mínimos derechos de los trabajadores, como sería en el evento en que los trabajadores permitiéramos que se acabara con una organización que próximamente cumplirá 90 años de historia y quien no solo nacionalizó la industria petrolera, sino que ha construido la mejor convención colectiva de trabajo de Colombia que luchamos en corto plazo aplicar a todos los trabajadores de empresas contratistas en su integridad.

ECOPETROL S.A. no se puede seguir jactando de producir inmensas ganancias para sus accionistas que no son más que pulpos financieros, mientras las condiciones de más de 40 mil trabajadores tercerizados son precarias y las de sus casi 2800 trabajadores beneficiarios de la convención se están haciendo pequeñas en comparación a los niveles salariales de quienes son considerados “directivos” por el solo hecho de no pertenecer a una organización sindical.

La organización y movilización de los trabajadores implica la disciplina en las directrices de sus dirigentes, quienes hemos venido diciendo desde hace días que el conflicto es inminente y que no puede llamarse sino a la preparación y a la máxima conciencia que permita atender las jornadas que busquen mejores condiciones para los trabajadores, cumplimiento de los acuerdos, la integralidad de la convención colectiva y sobre todo el respeto y reconocimiento de la organización sindical.

La UNIÓN SINDICAL OBRERA orienta a todos los trabajadores en reafirmar su anormalidad laboral, en esperas a las directrices del sindicato sin que se realicen brotes internos, en declararse en estado de máxima alerta y en prepararnos a un inminente conflicto que vemos que está suscitando la misma administración de ECOPETROL al no cumplir con los recientes acuerdos, pero sobre todo en ordenar a que el consorcio INELECTRA SRCHADER no pague como se tenía previsto, el próximo viernes el respectivo retroactivo de alimentación y no haya dicho a las demás empresas como y cuando se les va a pagar.

El próximo viernes o se cumple el compromiso, o seremos los trabajadores los que lo hagamos cumplir.


La canadiense Pacific Rubiales Energy, debe respetar el derecho de asociación y negociación y cesar en la desinformación y la calumnia

Más de diez mil trabajadores de contratistas y subcontratistas de los Campos de Rubiales y Quifa, que explotan Ecopetrol y Pacific, decidieron declararse en Asamblea Permanente ante la negativa de los negociadores de esa multinacional canadiense y Ecopetrol de buscarle una solución a las peticiones presentadas en la mesa de negociaciones. 

Es conocido por el país que durante un mes la Unión Sindical Obrera, USO y la CUT, en representación de esos trabajadores persistió en la mesa de negociación por buscar un acuerdo al conflicto. Por el contrario, los representantes de Pacifc Rubiales impidieron cualquier aproximación y se confabularon con el sindicato Uten de la CGT, para afiliar a los trabajadores directos y de manejo y confianza, menos de mil, y llegar a un acuerdo que no recoge ninguna de las reivindicaciones de los más de diez mil trabajadores de contratistas y subcontratistas, a quienes representa nuestro sindicato, la USO. El 21 de octubre se dieron por terminadas las conversaciones y los directivos de Pacific Rubiales y el sindicato Uten-CGT, hicieron causa común para desinformar a la opinión pública dando por terminado el conflicto y señalando que en ese campo los obreros viven como en un “paraíso”.

El sainete les fracaso y desde el lunes 24 de octubre, los obreros volvieron al paro. Las motivaciones son las mismas, aumento de salarios, reconocimiento de auxilios de transporte, primas, jornadas de trabajo, remuneraciones de horas extras, trabajo nocturno, contratos de mayor permanencia, en fin, los mismos reclamos del paro de julio pasado. El Presidente de la compañía Juan Francisco Arata, caracterizado por sus temerarias afirmaciones y su enfermizo antisindicalismo, ha salido a acusar  a los obreros de hacer vandalismo y a adelantar un descarado proselitismo a favor del sindicalismo patronal y contra la izquierda, en una clara injerencia de ciudadanos extranjeros en los asuntos internos del país.

Al coro de la desinformación se han  sumado el vicepresidente Angelino Garzón y los ministros de la Protección Social, del Interior y de la Defensa, quienes le dan la razón a la multinacional y niegan la razón de la protesta y el ánimo dialogante de la USO y la CUT. Reclamamos que se atiendan las peticiones de los trabajadores tercerizados, que cese el hostigamiento contra la USO y que Ecopetrol, dueña del 60% del campo, intervenga en la solución del conflicto. Es inaceptable para los colombianos con sentimiento de patria que las exorbitantes ganancias reportadas por las compañías petroleras estén basadas en las dadivosas exenciones tributarias, la mermada participación de la Nación en la producción, los daños medio ambientales, la infraestructura vial y la explotación ignominiosa de la mano de obra.

La protesta de los trabajadores de Rubiales Pacific es justa y debe ser atendida sin recurrir a la represión, a la desinformación y a la intimidación. La empresa está presionando a las firmas contratistas para que licencien a los trabajadores, los manden a descansos obligatorios, en últimas para sacarlos del campo y reemplazarlos por otros. La actuación de los directivos de la multinacional es mezquina y mañosa, se portan como vulgares colonizadores.

TARSICIO MORA GODOY
Presidente                          

DOMINGO TOVAR ARRIETA
Secretario General

USO, Unión Syndical Obrera de la industria del petroleo

27 de octubre 2011  Descargar comunicado en formato PDF.

 


Un breve compendio de las violaciones y agresiones contra la uso, las libertades sindicales y la democracia

En el transcurso del día de hoy 27 de octubre, no solo ocurrió la exagerada movilización de tropas, taponamiento de vías por la policía nacional (ESMAD) para impedir que la USO llegase a los sitios de concentración en donde se encontraban quienes participan de la Asamblea Permanente decretada desde el pasado martes a las 7:00 a.m. sumado a ello se dio la orden de desalojo de todos los trabajadores (as) del Campo Petrolero, en estas circunstancia.

Con de fin de amedrentar a los trabajadores (as), comenzaron a realizar retenciones ilegales, como la realizada a primera hora del día jueves a un Indígena; posteriormente a los trabajadores Norlai Acevedo y Álvaro Ayala de la empresa INTRICON, cuando se disponían a tanquear en el surtidor de gasolina en el sitio conocido como base antigua, a eso de las 12:00 del medio día; lo mismo ocurrió con José Manuel jerónimo y diez (10) trabajadores más, cuando se encontraban en el campo base de los taladros, quienes fueron retenidos por el Ejercito y personal de seguridad de Pacific Rubiales, entregados al ESMAD y desplazados a las instalaciones de Arrayanes donde aun están detenidos.

Estas retenciones arbitrarias e ilegales, sin ningún tipo de justificación, corresponden a una política sistemática de represión a la protesta pacífica por parte del gobierno nacional y la multinacional Pacific Rubiales en asocio con Ecopetrol, la Organización Sindical ante la retención de sus esquemas de seguridad, la persecución y hostigamiento constante que procuraba la captura y judicialización de los Dirigentes Sindicales y ante la falta de garantías para el ejercicio de los derechos constitucionales y democráticos en este país y de manera específica en este campo petrolero, que más parece un protectorado Canadiense, tuvimos que abandonar los campos de Rubiales y Quifa forzosamente ante el inminente riesgo de que se realizara por parte de la fuerza pública y la seguridad privada de Pacific Rubiales Energy - PRE, un falso positivo con la inerme dirigencia sindical.

Responsabilizamos a estos mismos, por cualquier tipo de agresión a la vida, integridad, honra y bienes de nuestros compañeros trabajadores del Comité organizado de líderes de Campo Rubiales y de nuestra organización Unión Sindical Obrera - USO.
 


La policía desaloja Campo Rubiales en Puerto Gaitán (Meta)

A las 4.30 de la madrugada de hoy jueves 27 de octubre, más de 300 agentes del ESMAD se tomaron el campamento El Morichal donde se concentraba el grueso de los trabajadores petroleros en asamblea permanente. Durante toda la operación el Ejército se mantuvo cerrando la zona.

La Policía obligó a gran parte de la plantilla subcontratada de Pacific Rubiales a subirse a más de diez buses para salir de la zona; incluso varios trabajadores salieron en avión del campamento. La USO informa que en los diferentes pozos quedan unos 500 trabajadores y que 11 de ellos han sido detenidos en el operativo.

Fuentes de la USO afirman que se trata de un atropello brutal a los derechos laborales y a la libertad sindical. La USO y la CUT plantean que van a preparar un paro nacional de trabajadores de las empresas contratistas del sector minero-energético.

Mañana viernes a las 10 de la mañana hay prevista una concentración frente a la sede de Pacific Rubiales.


5 000 trabajadores de Pacific Rubiales vuelven a parar la producción petrolera

Desde las 7.30 de la mañana de hoy martes 25 de octubre los trabajadores y trabajadoras de Campo Rubiales (Puerto Gaitán, Meta) se han declarado en asamblea permanente tras la jornada iniciada ayer lunes. Declaran que no aceptan más dilaciones por parte de Pacific Rubiales Energy en la mesa de negociación y quieren que se trasladen los puntos en discusión al campo petrolero: «Juegan con nosotros como si fuéramos vándalos».

«Los trabajadores no hemos taponado ninguna vía; estamos cercados por todos lados por la Policía y el Ejército y con alambres de púas». Trabajadores de otros campos y pozos petroleros han llegado caminando al lugar de concentración con lo que ya suman 5.000 trabajadores en el campamento El Morichal. Sindicalistas de la Unión Sindical Obrera (USO) han tenido que caminar toda la noche desde el punto conocido como El Oasis para poder acceder a las instalaciones y apoyar la movilización.

Afirman que la empresa no se ha comunicado con el grupo de obreros: «Sólo ha enviado al Ejército». Incluso los trabajadores han tenido que sacar a policías vestidos como obreros de las reuniones del campamento.

Por su parte la empresa declara que cuando tengan alguna información oficial convocará una rueda de prensa o enviará un comunicado público. Por ahora: «No tenemos ninguna información de que el campo esté paralizado; continuamos con la operación normal. La información de los medios de comunicación es extraoficial, no es la nuestra».

Los trabajadores aseguran que la Fuerza Pública «nos está atropellando» y se suceden las amenazas contra sus miembros más representativos organizados en el Comité Interno. Los trabajadores apenas han dormido en la noche y dicen que están unidos y cuidándose «unos a otros». Hoy mismo denuncian que unos hombres encapuchados junto con otros uniformados siguieron a un trabajador durante 45 minutos que se mantuvo rodeado de compañeros. En un momento la Policía intentó subirlo a una camioneta pero no lograron detenerlo por la presión de los trabajadores.

Las comunidades indígenas que habitan alrededor del campo petrolero también están aisladas pues para poder desplazarse hacia Puerto Gaitán necesitan pasar por dentro de las instalaciones petroleras.

 


Lunes 24 de octubre. Obreros del Campo Quifa en Puerto Gaitán durante la Acción Humanitaria y Laboral, 13 de octubre de 2011. Foto: Sara G. Mendeza12 am: Sigue el paro de la producción de Pacific Rubiales. Trabajadores de Campo Rubiales, donde se concentra la mayor parte de obreros en paro, informan que su compañero detenido ya fue liberado aunque ha sido golpeado por los uniformados. También dicen que la Policía y el Ejército patrullan las vías impidiendo el movimiento de los trabajadores e intimidándolos. Dicen que ningún representante de la empresa se ha acercado para mediar.

______________________________________________________________

El viernes 21 de octubre la USO afirmaba que «la negociación con Pacific Rubiales está rota y el paro en Puerto Gaitán puede reanudarse en cualquier momento». Hoy lunes, trabajadores del Comité Interno de Coordinación informan que unos 4.000 obreros de Campo Rubiales han parado la producción desde las 9 de la mañana porque la empresa había anunciado que iba a desocupar las instalaciones. También informan que están rodeados de unos 800 efectivos del ESMAD (policía antimotines) y del Ejército y que un compañero del Comité ha sido detenido por la Policía cuando estaba informando del cese de actividades.

Las mesas de negociación conformadas entre el gobierno nacional, la petrolera Pacific Rubiales y la USO habían superado el plazo del 21 de octubre acordado para resolver el conflicto laboral en Puerto Gaitán (Meta). El sindicato declaraba que las mesas «sólo han servido para dilatar las negociaciones y los problemas presentados por la comunidad siguen sin ser resueltos» y anunciaba que «en cualquier momento se reanuda el paro social en Puerto Gaitán». La USO denuncia que la petrolera —que produce diariamente el 26% del petróleo de Colombia— cierra espacios de negociación mientras genera conflictos laborales, sociales y ambientales en los Llanos Orientales.

Germán Osmán, vicepresidente de la Unión Sindical Obrera (USO) e integrante de la mesa negociadora, declaró el viernes 21 de octubre que la negociación entre Pacific Rubiales Energy (PRE) y la USO está rota porque la empresa «no tenía nada para negociar» a pesar de que el sindicato había rebajado las pretensiones salariales con el ánimo de llegar a un acuerdo. La USO rechaza la actitud de la petrolera canadiense que «desde el inicio de este proceso ha actuado de forma deshonesta, dilatando la negociación y promoviendo de manera paralela que sus trabajadores directos se afilien a un sindicato patronal llamado UTEN». El viernes por la noche el Ministerio de Protección Social citó a los presidentes de la USO, Rodolfo Vecino, y de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Tarsicio Mora, para mostrar su preocupación por el rompimiento del diálogo e intentar reabrir la negociación. Para Vecino, esto es otra «jugada de dilación».

La USO en diferentes comunicados ha denunciado que la Unión de Trabajadores de la Industria Energética Nacional y de Servicios Públicos Domiciliarios (UTEN), filial de la Confederación General de Trabajadores (CGT), ha afiliado a más de 700 trabajadores en tres días y ha llegado a un acuerdo con la empresa y el gobierno en tiempo récord. La USO afirma que ese sindicato no representa los intereses de las más de 12.000 personas que laboran en Campo Rubiales y Quifa y, según German Osmán, es una estrategia de PRE, la empresa petrolera estatal Ecopetrol —que tiene una participación del 60% en Campo Rubiales— y el gobierno para no dejar ninguna entrada a la USO.

El 21 de septiembre y tras dos jornadas de paro de la producción en el campo petrolero, cinco miembros de la directiva nacional de la USO y el vicepresidente de Asuntos Corporativos de PRE, Federico Restrepo, acordaron unas garantías para normalizar la actividad laboral y establecer una mesa de negociación. El acuerdo fue avalado por los ministros de Protección Social, Mauricio Santamaría, y de Interior, Aurelio Iragorri.

Ese acta de garantías para la instalación de mesas de negociación se centraba en seis ejes: 1) salarios y prestaciones de trabajadores directos, contratistas y subcontratistas; 2) garantía para el pleno ejercicio de las libertades sindicales y el derecho de asociación; 3) vinculación de la mano de obra local de Puerto Gaitán; 4) estabilidad de los contratos; 5) problemas sociales de la población local; y 6) reintegro del personal desvinculado a la empresa tras las protestas del 19 de julio de 2011.

Acuerdo con UTEN

Mientras la USO y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) organizaban una caravana humanitaria compuesta de diferentes organizaciones nacionales e internacionales para verificar las condiciones de trabajo en Pacific Rubiales y solidarizarse con trabajadoras y trabajadores, UTEN y PRE publicitaban un acuerdo firmado el 6 de octubre que «ponía fin al conflicto laboral en Puerto Gaitán». La USO denuncia que incluso en ese acuerdo se incorporaron propuestas del pliego de peticiones presentado por el sindicato petrolero como la ampliación de los días de descanso.

El acuerdo aumenta el salario mínimo de todo el personal laboral, incorpora dos días de descanso adicionales para todos los contratos y garantiza que «el 100% de la mano de obra no cualificada será proveniente de la región de influencia del proyecto». La USO denunció el 11 de octubre que es una medida unilateral que busca desviar la opinión pública de la verdadera situación en Campo Rubiales.

En comunicado del 21 de octubre, la USO rechaza «la falta de seriedad del gobierno colombiano, que por un lado habla de respeto a los derechos de asociación, libertad sindical, negociación y contratación colectiva, pero que en la práctica, a través del Ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas, se presta para que las multinacionales utilicen la vieja táctica de promover sindicatos patronales para impedir que los trabajadores accedan al derecho de negociación».

Pacific Rubiales Energy, principal petrolera extranjera en Colombia

En enero de 2011, Pacific Rubiales Energy Corp. (Pacific Rubiales o PRE) se convirtió en la acción con mayor ponderación en el Índice General de la Bolsa de Valores de Colombia desde que comenzó a cotizar a fines de 2009. Era la primera vez que una empresa extranjera lograba esto en Colombia. Durante el primer mes del año 2011 Pacific Rubiales, con sede en Canadá, anunció que invertiría 1.121 millones de dólares para aumentar su producción de petróleo en Colombia a 265.000 barriles diarios.

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) publicó el 30 de septiembre de 2011 que la producción media de petróleo en Colombia en ese año fue de 904.000 barriles al día. Según datos de la propia empresa, el 9 de agosto de 2011 la producción superó los 236.000 barriles de petróleo. Con estos datos, Pacific Rubiales mantiene una cuota de aproximadamente el 26% del mercado nacional de crudo con unos ingresos totales que la compañía cifra en 957 millones de dólares en el segundo trimestre de 2011.

Sin embargo, en los campos petroleros de mayor producción —Rubiales/Pirirí (169.232 barriles diarios) y Quifa (36.010 barriles)— sus 12.000 trabajadores directos o indirectos laboran en condiciones que les llevaron a participar en diferentes huelgas y paros de la producción desde el mes de junio de 2011. A estas movilizaciones se añadieron pobladores del municipio de Puerto Gaitán que protestan por problemas ambientales y sociales no resueltos a pesar de los grandes ingresos de la petrolera: Puerto Gaitán es el municipio de Colombia que mayores ingresos recibe en concepto de regalías, 11.962 millones de pesos fue la liquidación de agosto de 2011 según la Agencia Nacional de Hidrocarburos para un total en Colombia de 209.665 millones.

 

Acción Humanitaria y Laboral

El 10 de octubre de 2011 una caravana compuesta por unas 400 personas integrantes de 54 organizaciones —sindicatos, trabajadores despedidos, pensionados, colectivos de abogados, defensoras de derechos humanos, ambientalistas, campesinos, estudiantes, grupos juveniles, de mujeres, sectores indígenas y organizaciones internacionales— se desplazó para verificar las condiciones de trabajo en los campos petroleros de Pacific Rubiales en los Llanos Orientales de Colombia. En la coordinación de esta Acción Humanitaria y Laboral se encontraban la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo (USO) y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Mientras Pacific Rubiales se encuentra en medio de la negociación del pliegue de peticiones presentado por la USO, a finales de septiembre analistas de Interbolsa recomendaban la compra de acciones de la empresa pues la firma anticipa una adición total de unos 55 millones de barriles de petróleo al total de las reservas probadas de la compañía al 28 de febrero de 2011 (365 millones de barriles).

Sin embargo las conclusiones de la Acción Humanitaria y Laboral no son tan halagüeñas. Denuncian el «desplazamiento de los territorios ancestrales a las comunidades indígenas y campesinas y la contaminación permanente de los ecosistemas de esteros, morichales, caños, quebradas, ríos, humedales y fuentes hídricas». También se manifiestan en contra del «confinamiento de las comunidades a las áreas no exploradas y sometimiento a humillantes controles e imposición de restricciones a la libre locomoción». La lista sigue: «Extremada militarización de la vida social, comunitaria y laboral; así como la instalación de guarniciones militares en medio de los centros poblados, áreas laborales y zonas de dormitorios, contrariando los principios de distinción del Derecho Internacional Humanitario»; «Negación de un desarrollo sustentable y sostenible en el marco de la responsabilidad solidaria para las comunidades que perviven y conviven con la industria petrolera, ya que adolecen de la satisfacción de las más elementales necesidades, tales como servicio de energía eléctrica, agua potable, gas domiciliario, saneamiento básico, vías de acceso pavimentadas, servicios de salud, vivienda y educación».

En materia laboral, la Acción Humanitaria en su declaración pública expresa que hay «sobreexplotación laboral con jornadas extenuantes, contratos basura, acoso laboral, despidos injustos, desconocimiento a la estabilidad reforzada deficientes condiciones de bienestar y salarios precarios». Asimismo: «Exclusión laboral de la mano de obra existente en la comunidad y falta de programas de capacitación para las artes y oficios de la industria petrolera». Afirma que la petrolera impide la libre asociación sindical, «ya que muchos trabajadores que se han afiliado a la USO han sido injustamente despedidos o suspendidos sin justa causa sus contratos violando los convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo». Además constatan que existen despidos injustificados de trabajadores incapacitados, «sin reconocer los accidentes laborales que a algunos de ellos los han dejado con incapacidad permanente» y «malos tratos de muchos capataces y administradores de empresas contratistas, sometiendo a trabajadores y trabajadoras a la humillación aprovechándose de la necesidad del empleo».

Autor: 
Uso, Notiagen, Contagio Radio

Fuente: 

Temática: